martes, 20 de mayo de 2014

Club literario: "Vidas de Tinta y Papel" INSPIRACIÓN Y MUSICA

¡¡Hola!! Hoy os traigo mi primer texto para el Club Literario: "Vidas de Tinta y Papel". Os cuento un poco: el club tiene diversas categorías: lectores, escritores, poetas y blog novela. Cada mes se propone un tema en el blog del club y cada bloguero que participe debe hacer una entrada según su categoría. (En el blog encontraréis toda la información).

Bueno, como os decía este es mi primer texto, el tema era la inspiración y la música. Me ha gustado mucho poder escribirlo y espero que os guste.


ÉL ES MI INSPIRACIÓN

Era más de medianoche y las luces del estudio seguían encendidas. De él brotaba una sencilla melodía, que poco a poco iba aumentando en complejidad, se añadían acordes y florituras, cada vez tenía más matices, era más fuerte, más intensa y espesa, como una torre construyéndose sobre una base sólida… Hasta que una nota salió fuera de lugar y la torre se derrumbó.

También se derrumbó Paola, que presionó con fuerza el teclado del piano produciendo un sonido grave y discordante. Apoyando la cabeza en los brazos, Paola suspiró, nada, no conseguía que saliera nada, la partitura estaba a medias desde hacía meses y no podía parar de pensar en ella, en cómo seguirla y darle un final apoteósico. Eso era lo que necesitaba, un gran final que dejara al jurado de la Escuela tan impresionado que no pudiera ni pensar. Eso era lo que quería pero no lo conseguía, llevaba tres meses con esa pieza, probando diferentes acordes, tonalidades… Pero nada quedaba bien.

No era la primera vez que le pasaba, cuando tenía catorce años estuvo durante un mes sin tocar un piano, no era capaz ni de acercarse, solo oírlo le daba dolor de cabeza, hasta que un día llegó a casa, se sentó en la banqueta y todo fluyó solo. Pero eso fue cinco años atrás, ahora no era lo mismo, el bloqueo no se iba, seguía ahí impidiendo que acabara la pieza del examen. Su amiga Melanie le diría que era el destino diciéndole que no debía presentarse a la prueba, pero Mel siempre estaba diciendo estupideces, llevaba toda su vida esperando ese examen para poder entrar en la Escuela de Composición de Los Ángeles ¿cómo no iba a ser ese su destino?

Lentamente cerró la tapa del piano y guardó las partituras en el cajón secreto del banquillo como siempre hacía. Sin hacer ruido dejó el estudio y se fue a su habitación tratando de no despertar a su madre, hacía tiempo que se había ido a dormir y no quería molestarla. Después de ponerse el pijama se dejó caer en su cama y al instante estaba en los brazos de Morfeo soñando en la que era su obsesión: convertirse en la mejor compositora de Estados Unidos.

Al día siguiente la despertó un ruido extraño, como algo arrastrándose por el piso de arriba, eso era raro, muy raro. Su inquilino, el vecino guapo, se fue hacía tres meses a pasar un tiempo con su novia en Nueva York. Era bastante raro que hubiera vuelto tan pronto, sobre todo teniendo en cuenta lo enamorado que estaba de ella, era lo único de lo que hablaba, que si era muy guapa, que si muy lista, que si tenía mucho talento… Ni siquiera pudo ir a tomar unas copas con él sin que le diera la vara sobre la estúpida de su novia.

Sin darse cuenta, Paola había dejado la cama y se dirigía a la cocina a por un café y cuando lo tuvo en la mano fue sigilosamente a la puerta y se puso a espiar por la mirilla. Entonces le vio pasar con una caja de cartón en los brazos. Estaba aún más guapo que cuando se fue, le había crecido el pelo y le caían algunos mechones por la frente, parecía feliz de volver y eso también la hizo feliz a ella. Si estaba contento de haber vuelto podía ser por ella, puede que hubiera vuelto por ella.

Ese pensamiento la animó y sin casi pensarlo volvió al estudio y empezó a tocar una melodía improvisada, era una melodía alegre y vivaz, las notas fluían solas y sus dedos no podían dejar el piano. No podía parar de sonreír mientras tocaba cada vez más fuerte, esperaba que él la oyera, que supiera que estaba ahí.
Pasó toda la mañana sentada frente el piano tocando ligeras melodías que le salían sin pensar, su inspiración había vuelto y no quería parar por si acaso volvía a marcharse.

Al mediodía fue a comer al bar en el que trabajaba su madre y le contó las noticias. Estaba muy ilusionada por lo que la vuelta de su vecino podía suponer en su vida, había soñado muchas veces en llegar a conocerle mejor y tal vez, solo tal vez, empezar una relación. Ella tenía muy claro que podría funcionar, pero él nunca se daba por enterado.

Paola estaba hablando del tema con su madre cuando entro por la puerta su vecino, seguido de una chica alta y pelirroja, era muy guapa, tal vez fuera su hermana pues tenían un ligero parecido... Y entonces la besó y no fue un beso de hermanos, fue el beso que le da un hombre a la mujer de la que está enamorado, el corazón de Paola se hizo añicos en ese mismo instante, lágrimas saladas acudieron a sus ojos, pero se negó a dejarlas caer, no tenía ningún motivo, él no era nada suyo, ni siquiera eran amigos. ¿Realmente había creído que podrían tener algo, pero como había sido tan estúpida?

Rápidamente dio un abrazo a su madre, que la miró con cara de lástima al darse cuenta de sus sentimientos, y se fue a casa corriendo. Fue entonces, cuando estaba fuera del bar que las lágrimas brotaron. Llegó a su casa tan rápido como pudo, sin importarle que la gente la mirara al pasar por su lado, subió hasta su apartamento y se dirigió a su estudio.

Sentada en la banqueta empezó a tocar. La melodía que empezó triste fue pasando a una más fuerte, más oscura, hasta que llegó a la pieza que había estado preparando y que no podía terminar, pero esta vez ella no pensaba en nada, sus manos se movían por voluntad propia, movidas por el sentimiento de traición, los celos y la devastación. La melodía acabó con el final apoteósico que ella esperaba, y entonces se dio cuenta. Se dio cuenta de que él era su inspiración.

Por Irene R. Fuentes, escritora. Club Literario: "Vidas de Tinta y Papel"

6 comentarios:

  1. ¡Hola! Escribes muy bien, me ha gustado el relato.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Muchas gracias!!! Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, realmente precioso.
    Me encanta como escribes ^^
    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias!! Es un placer poder escribir y que a la gente le guste... <3

      Eliminar
  4. Hola Irene, soy Tiny de Mi Mini Universo, compañera tuya como escritora en el club literario Vidas de Tinta y Papel. Me gustaría preguntarte si te apetecería participar en algo que se me ocurrió en relación al tema de este mes. Ya me dirás si quieres, este es mi correo: mi.mini.universo14@gmail.com
    Gracias y besos ^_^

    ResponderEliminar
  5. Hola! He dado con tu blog sin querer y me ha gustado mucho, así que te sigo :D Me gustaría que te pasaras por el mío, ya que está recién creado. Mi blog: http://escondidaentrelibross.blogspot.com.es/ ¡Gracias, y perdón por las molestias!

    ResponderEliminar